Opinión del libro de Sue TownsendLa mujer que vivió un año en la cama, Sue Townsend

Eva Beaver es una entregada ama de casa y madre de mellizos superdotados, casada con un astrofísico que sólo vive para su trabajo. El día en que sus hijos se marchan a la universidad, decide meterse en la cama y no salir más de ella. No está deprimida ni cansada, sólo ha decidido decir «basta» a la vida que llevaba.

Comienza así un disparatado proceso en el que los miembros de la familia veran patas arriba el mundo que conocían hasta entonces, a la vez que nuevos personajes entraran a formar parte de la vida de Eva, incluida la amante de su marido.

Con este planteamiento tan original, el libro es una ácida crítica a la sociedad en que vivimos. Recordé aquella escena de Up in the air en la que George Clooney (cualquier escusa es buena para recordar a Clooney) nos preguntaba cuánto pesarían nuestras vidas si tuvieramos que llenar con ellas una mochila. Del mismo modo, estas páginas nos hacen plantearnos cómo nos vamos haciendo dependientes de cosas materiales e innecesarias, de relaciones vacías, de convencionalismos absurdos…

También pone de manifiesto que cualquier miembro de la sociedad que decide seguir un camino menos ortodoxo, tiene que ser, necesariamente, o un loco o un visionario. ¿Tanto nos asusta la libertad de elección?

¿Quién no se ha sentido tentado en alguna ocasión a tirar la toalla y cambiar de vida? Es fácil reconocerse en algunas de las situaciones que la autora nos sirve con gran ironía, si bien hacia el final del libro se torna un tanto cáustica para mi gusto.

En definitiva, es una buena combinación de humor con trasfondo, un libro para reflexionar más allá del final de sus páginas.