Portadas con sello de escritor

Hoy vamos a hacer un repaso a portadas de un mismo autor que comparten características comunes. Excluimos, eso sí, las que pertenecen a una misma saga, trilogía, etc. (Vaya, que casos como Milenium o Crepúsculo no vienen al caso).

Elementos comunes en las portadas de un mismo autor

Cormac McCarthy, la alegría de la huerta

A pesar de que Todos los hermosos caballos, En la frontera y Ciudades de la llanura forman parte de la Trilogía de la frontera, no parece ser ese el motivo para la escasa variedad cromática, ya que es una característica presente en las portadas de los otros títulos de McCarthy. Solo El consejero y La oscuridad exterior se desligan un poco, pero únicamente en el color, ya que la tristeza sigue omnipresente. Es cierto que tanto Debolsillo como Literatura Mondadori son sellos que no destacan precisamente por la alegría de sus cubiertas, pero lo curioso es que las portadas de las ediciones originales también siguen esta línea.

Las portadas de Cormac McCarthy se caracterizan por su tristeza
novelas de cormac mccarthy

Lauren Weisberger, tacones cercanos

En todos los colores, y en todos los idiomas, a esta autora le van los tacones de aguja. ¿Será muy bajita?

Los tacones, protagonistas de las portadas de Lauren Weisberger

Jorge Franco, los himenópteros

Las dos últimas novelas del escritor colombiano –Santa Suerte y El mundo de afuera– comparten en portada el órden Himenóptero, es decir, el que agrupa a los insectos sociales: las abejas, las avispas y las hormigas (¡qué haríamos sin la Wikipedia!). Como ya tenemos dos de tres, ¿nos encontraremos un hormiguero en su próxima novela?

Las portadas de Jorge Franco, con avispas y abejas

Nicolas Barreau, la mujer de rojo

Yo no sé qué fijación tiene este hombre con la mujer de rojo, verdes parques y la torre Eiffel (¿un trauma infantil?). Bajo mi punto de vista, todas las novelas parecen la misma… No sé si será una buena estrategia de marketing, la verdad.

Las portadas de Nicolas Barreau se caracterizan por la chica de rojo

Sarah Lark, la mujer de época

No sabemos si la alemana Sarah Lark tiene algún parentesco con el francés Nicolas Barreau, pero está visto que comparten afición. En el caso de la autora, en lugar de rojo, las mujeres, siempre de espaldas, van vestidas de época, y cambian la torre Eiffel por la orilla del mar. Como en el ejemplo anterior, todas las portadas me parecen la misma.

Las portadas de Sarah Lark, con mujeres vestidas de época al borde del mar

Daniel Glattauer, azul que te quiero azul

Cada siete olas es la continuación de Contra el viento del norte, pero no parece ser ese el motivo del azul añil de las portadas de Glattauer, ya que sus otras novelas comparten la misma tonalidad. A diferencia de los dos casos anteriores, me parece un buen signo identificador para el autor, que le otorga personalidad pero sin caer en la confusión.

El azul añil, presente en todas las portadas de Daniel Glattauer

Julia Navarro, marchando una de sepia

El color sepia, en imágenes que emulan antiguas postales -con edificios monumentales o pirámides-, es el elemento distintivo de las portadas de Julia Navarro.

Las portadas de Julia Navarro, en sepia y con un monumento

Cristina López Barrio, el surrealismo

A pesar de que las ilustraciones de ambas cubiertas son de distintos artistas (la primera es de Olaf Hajek y la segunda de Rebeca Luciani), ambas comparten el estilo surrealista, y elementos comunes como la profusión de flora y fauna. Yo me declaro fan absoluta de estas dos portadas: ¡me encantan!

En las portadas de Cristina López Barrio, surrealismo, flora y fauna