10 inventos frikis para lectores compulsivos

Si eres un adicto a la lectura, tal vez alguno de estos inventos era lo que llevabas esperando toda la vida… 😉 . A mí me han recordado a los antiguos artilugios del TBO, que podía pasar horas mirando por su genialidad. No sé si serán muy prácticos, pero ¡curiosos y originales sí que son un rato!

10 inventos frikis para lectores compulsivos

1. Adiós a los dolores de cuello

Si pasas horas y horas leyendo en la cama, definitivamente estas gafas para mantener la horizontal son para ti:

gafas para leer acostado

2. Mecedora a tres bandas

¡Ya no tienes excusa para no leer a los pequeños de la casa!:

Inventos para lectores: mecedora para leer a tus hijos

3. Leyendo bajo la lluvia

¿Te encanta leer en los días lluviosos? ¡Pues imagina cómo disfrutarías con esta burbuja!:

Inventos para lectores: burbuja para leer bajo la lluvia

4. Usa protección

Si lo tuyo es leer en la bañera, protege tu libro con este “práctico” hinchable a prueba de agua:

Inventos para lectores: protector del agua para libros

5. ¿Para qué? Parasol

Un 2×1 que te protege del sol y evitarás dolores en los brazos (la pregunta es: ¿cómo pasarán las páginas?):

Inventos frikis para lectores: parasol lector

6. Por delante y por detrás

¡Mi favorito! Por fin una hamaca con orificios lectores:

Inventos frikis para lectores: hamaca para leer en la playa

7. Curioso marcapáginas…

Si eres de los que leen en el cuarto de baño, este portarrollos te ayudará a marcar la página exacta:

Inventos frikis para lectores: portarrollos para el cuarto de baño

8. Las palabras NO se las lleva el viento

Otro polivalente invento que, además de evitar que las hojas se vuelen, protege tu libro de la lluvia:

Inventos frikis para lectores: peso transparente para que las hojas no se vuelen

9. Libros comodones

Con este mullido cojín, podrás colocar el libro en la posción ideal y se sentirán más cómodos los dos…:

Inventos para lectores compulsivos: cojin para apoyar el libro

10. Reposo total

Otro invento para lectores un tanto perezosos:

Inventos para lectores

Y tú, ¿cuál te pedirías?