Portada de la novela de Ruth OzekiEl efecto del aleteo de una mariposa en Japón, Ruth Ozeki

Es difícil hacer una introducción de este libro que abarque todas las emociones y temáticas que aborda en sus páginas. Es como un poliedro de infinitas caras en el que se convergen lo temporal y lo espiritual, lo razonado y lo anímico.

Arrastrado por las olas del tsunami, el diario de una adolescente, Nao, cruza el océano hasta llegar a las costas de una pequeña isla canadiense.  Allí lo encontrará Ruth, una escritora que será arrastrada por la poderosa historia de Nao, que nos narrará sus vivencias y pensamientos. De este modo, se establecerá una fuerte simbiosis entre escritora y lectora.

Es curioso porque, en un principio, te planteas qué puede tener de atractivo el diario de una chica japonesa. Pero poco a poco, como le ocurre a Ruth, se apodera de ti una desazón y una necesidad de conocer su vida y el desenlace de esta. Nao nos habla de forma brutalmente sincera, divertida e incisiva algunas veces, cruda y descarnada otras, pero de ninguna forma te puedes sentir indiferente.

En sus páginas se hablará de acoso escolar, de suicidio, de metafísica, de oceanografía, de tradiciones, de culturas… Y de pasado, presente, y futuro, y la interactividad entre el tiempo y el espacio:

«El pasado es extraño. Quiero decir, ¿existe de verdad? Parece que exista, pero ¿dónde está? Y si existió pero ahora ya no existe, ¿adónde fue?»

Es un libro que estimula tu curiosidad, te hace reflexionar, aprender y valorar hasta las cosas más nímias. Su autora, una monja budista zen, describió su novela como «una alegoría sobre el poder de la creación, una celebración de su capacidad para conectar íntimamente a gentes de mundos muy diferente». Totalmente de acuerdo.