Novelas sobre café

Una de las imágenes más asociadas a un grato momento para la lectura es un taza de café humeante. Dos grandes placeres de la vida íntimamente unidos.

El café ha sido también un poderoso estímulo para algunos escritores, como Balzac, de quien se dice que tomaba unas cincuenta tazas al día. En las siguientes imágenes, podemos ver algunos conocidos autores disfrutando de la compañía de una buena taza de café.

Novelas para los muy cafeteros

Estas novelas comparten esta pasión por la cafeína, ya que nos cuentan historias de grandes bebedores de café, o de su producción y comercio.

Novela sobre el mundo del caféLa pirámide del café, Nicola Lecca

Un elegante cuento de hadas contemporáneo que ahonda con su mirada en las hipocresías de nuestra sociedad de consumo. A sus dieciocho años, Imi ha alcanzado su sueño de vivir en Londres dejando atrás el orfanato húngaro donde siempre ha vivido y ha conseguido un maravilloso trabajo en una cafetería de la cadena Proper Coffee. Las numerosas y minuciosas reglas que regulan la vida de la cafetería, resumidas en el Manual del café, son capaces de identificar por adelantado la solución a cualquier problema para hacer posible el completo bienestar de empleados y clientes, y para Imi, la estructura jerárquica piramidal de la compañía Proper Coffee, resulta más clara y tranquilizadora que las caóticas calles londinenses, que ocultan maravillas, pero en las que es extremadamente fácil perderse y desorientarse. Tanta inocencia acabará por ponerlo en peligro; y al final tendrá que ser su amigo Morgan, el librero iraní de los ojos profundos, quien tome en sus manos el destino de Imi, involucrando en su audaz proyecto a Margaret, ganadora del premio Nobel de Literatura.

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada de la novela cafetera de Diego GaldinoEl primer café de la mañana, Diego Galdino

Massimo tiene poco más de treinta años y es el dueño de una pequeña cafetería en el Trastevere, en el corazón de Roma. Cada día, al salir el sol, cruza las calles todavía dormidas de la ciudad y abre su bar. Sus clientes, las nuevas recetas de café que siempre anda probando; esta es su vida y no necesita más, se dice a sí mismo. Sin embargo, el día en que una turista con aire de andar perdida, ojos verdes y pecas en las mejillas entra en su bar, la vida de Massimo se altera para siempre. Pero ¿cómo se acercará a ella? Es esquiva y distante, no hablan la misma lengua y, para colmo de males, ella solo bebe té.

En la ciudad más romántica del mundo, a veces basta un café para enamorarse. Diego Galdino nos pasea por las calles de Roma y nos ofrece una novela de aroma irresistible y sabor intenso que dejará al lector con un sabor de boca inmejorable. Como una buena taza de café.

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada de la novela sobre café de José Juan Picos

El viento de mis velas: Peripecias de un empedernido bebedor de café, José Juan Picos

El viento de mis velas (Peripecias de un empedernido bebedor de café) es una novela picaresca dotada de un marcado erotismo y ambientada en la Coruña de la segunda mitad del siglo XVIII. Gracias al comercio con las Indias, la ciudad vive un efímero esplendor, en contraste con el canto del cisne del otrora poderoso Imperio español.
En semejante paradoja se desarrolla la vida y peripecias de Yago Valtrueno, un pícaro vital, divertido e irreverente: “Soy convicto de desobediencia, de sedición, de impiedad y de ignorancia“, confiesa. Yago, aparte de otros vicios, es un impenitente fumador y un empedernido bebedor de café: “Amo el café porque me mantiene despierto y se lo orino a la Muerte en cara“. La infusión arábiga es el viento que hincha sus velas, su brújula hacia un solo fin: morir vivo, como antídoto contra la codicia, la crueldad y la miseria moral de la emergente burguesía de su ciudad y de su nación.
Yago no deja títere con cabeza: arremete contra la aristocracia, la casta clerical, los intelectuales y los burgueses, con un cinismo íntimamente relacionado con el del ciudadano de hoy. Y es que doscientos años, pensaría Yago, no son nada… 

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada de la novela de gran éxito de Agnès Martin-Lugand

La gente feliz lee y toma café, Agnès Martin-Lugand

Tras la muerte de su marido y de su hija en un accidente, Diane lleva un año encerrada en casa, incapaz de retomar las riendas de su vida. Su único anclaje con el mundo real es Félix, su amigo y socio en el café literario La gente feliz lee y toma café, en el que Diane no ha vuelto a poner los pies.

Decidida a darse una nueva oportunidad lejos de sus recuerdos, se instala en un pequeño pueblo de Irlanda, en una casa frente al mar. Los habitantes de Mulranny son alegres y amables, salvo Edward, su huraño y salvaje vecino, que la sacará de su indolencia despertando la ira, el odio y, muy a su pesar, la atracción. Pero ¿cómo enfrentarse a los nuevos sentimientos? Y luego, ¿qué hacer con ellos?

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada de la novela sobre el imperio del café de David LissEl mercader de café, David Liss

La floreciente Amsterdam de los mercaderes, hacia 1660, es el marco espacial de esta sugerente historia de conspiraciones económicas y enfrentamientos culturales. Su protagonista es Miguel Lienzo, un judío converso expulsado de España que se instala en la ciudad flamenca y que se asociará, contraviniendo las leyes de la comunidad judía que ha vuelto a acogerlo, con una seductora holandesa a fin de especular en el incipiente mercado del café. Llevado por su ambición, Miguel tendrá que enfrentarse a poderosos enemigos recurriendo a dudosas prácticas especulativas que lo pondrán en entredicho ante su familia, mientras siente cómo la atracción que en él despierta su cuñada crece de manera irresistible. Un thriller histórico que combina de forma magistral la novela de intriga con la crónica de las primeras prácticas capitalistas y el choque entre tradiciones.

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada de la novela sobre café de Anthony capellaCatálogo de los aromas del café, Anthony Capella

Londres y África de principios del siglo XX. Robert Wallis es un joven aspirante a poeta que se ve abocado a aceptar una misteriosa propuesta por parte de un comerciante de café, Samuel Pinker. El cometido de Wallis es emplear sus aptitudes lingüísticas y poéticas en la elaboración de una guía que posibilite a los comerciantes de café del mundo hacer adquisiciones y catalogar sus productos sirviéndose de unos parámetros comunes y prefijados. Para sorpresa de Wallis, esta empresa habrá de desarrollarla en estrecha colaboración con la joven y hermosa hija de Pinker, Emily. Pronto surgirá una ineludible atracción entre Robert y Emily, pero el padre de ésta impondrá como condición para conceder su bendición al matrimonio que Robert pase cinco años en África al frente de un plantación que habrá de comenzar y dirigir él mismo.

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada de la novela de Ana VelosoLa fragancia de la flor de café, Ana Veloso

Brasil, 1884. Una mujer bella, inteligente e independiente, perteneciente a una familia de terratenientes cafeteros propietaria de esclavos, vive una pasión incontenible con un periodista partidiario de la abolición. Un romance sensual y lleno de fuerza, excitante y agridulce como el buen café, con el telón de fondo de la época dorada de las plantaciones de café y de su ruina tras el fin de la explotación esclavista.

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada de la novela de Sandra BenítezAroma de café amargo, Sandra Benítez

Esta novela narra la historia de tres generaciones de dos familias salvadoreñas a lo largo del siglo XX. Por un lado, los avatares de una familia de humildes campesinos recolectores de café; por el otro, las peripecias de la rica familia propietaria de las plantaciones. Ambas familias verán cómo sus destinos se entrelazan estrechamente, dando origen a una clásica saga latinoamericana: amor, traición, ambición y dramas personales, todo ello imbricado en un logrado retrato de la sociedad salvadoreña.

Pincha aquí para comprar en Amazon

los siete aromas del mundoLos siete aromas del mundo, Alfred Bosch

Una fascinante aventura a la búsqueda de los orígenes del café. Un predicador puritano de Londres condena la bebida de moda en la Europa del XVII. Se trata del café, que levanta pasiones de todo tipo. Por una parte se dice que trae la impotencia, la lepra, el pecado, la muerte… Por la otra, se asegura que la poción actúa de afrodisíaco, remedio o panacea universal. Un tal Félix Dufoy emprende la búsqueda del mejor café. Con él nos embarcamos en una singular aventura, del Londres protestante al harem de Estambul, de las montañas de Arabia a los infortunios de Abisinia, del candor de Negrería a la Francia cínica de Voltaire y finalmente, al Brasil de las grandes plantaciones.

Pincha aquí para comprar en Amazon

El libro de MultatuliMax Hávelaar, o las subastas de café de la Compañía Comercial Holandesa, Multatuli

Multatuli fue el seudónimo elegido por el escritor holandés Eduard Douwes Dekker para firmar su obra narrativa, una crítica de la la opresión que sufrió el pueblo javanés en las plantaciones de café de las Indias holandesas. En la novela se alternan dos historias paralelas: la vida cotidiana de un negociante de café holandés, que concibe la religión protestante y sus actividades comerciales como un todo, y las peripecias de un funcionario colonial que trata de ser recto y justo ante el irracional y degradado sistema  de explotación implantado.

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada del libro de Georges SimenonEl blanco con gafas, Georges Simenon

Simenon nos lleva al Congo Belga, en el corazón de Africa. Y no para aprovechar el fácil exotismo de los nativos, sino para penetrar en la intimidad de los plantadores y funcionarios, de los blancos que allá trabajan y luchan, que separados por distancias considerables, aislados entre la masa de negros, se ven obligados a convivir en pequeños grupos donde todas las pasiones fermentan y se exacerban. Vidas en equilibrio inestable que cualquier cambio puede trastornar… Un avión que se estrella en el Congo, en la tierra roja de una plantación de café, y nace una historia de amor que desde el principio se anuncia rodeada de dramatismo. De tensión. Del calor de las tierras africanas. De las tormentas que no acaban de llegar. De los vecinos ingleses… La espera… Los tambores… Y unos recién llegados que se vuelven locos.

Portada del famoso libro de Isak DinesenMemorias de África, Isak Dinesen

Las memorias de Isak Dinesen, el seudónimo literario utilizado por la escritora y baronesa danesa Karen von Blixen-Finecke, relata eventos relacionados con el período de diecisiete años que pasó en su hogar en Kenia, entonces parte de África Oriental Británica. El libro es una reflexión lírica de la vida de Blixen en su plantación de café, como así mismo un tributo a ciertas personas que causaron una impresión durante su vida en aquellas latitudes. El libro es también una vívida fotografía de la vida colonial en África durante las postrimerías del Imperio británico.

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada del best-seller de Lauren WilligAshford Park, Lauren Willig

Dos mujeres, un hombre, una guerra. Un secreto del pasado va a cambiar el presente. Lauren Willig teje en Ashford Park una red de deseo, poder y pérdidas que nos lleva desde los cerrados círculos de la sociedad británica hasta los rascacielos de Manhattan y las plantaciones de café de Kenia, y desde la Primera Guerra Mundial hasta el mundo de hoy.

Pincha aquí para comprar en Amazon

Portada de la noche de ZamiraLa noche de Zamira, Gustavo Páez Escobar

Desde el capítulo inicial, donde se narra cómo un recolector del grano llega en época de cosecha a Zamira, hasta el capítulo final donde se ofrece un fresco de excelente factura literaria sobre el abandono en que se encuentra la Hacienda Golondrinas, otrora una de las más productoras de café, la novela es una radiografía completa sobre una actividad que origina todo un engranaje comercial. La obra denuncia el trastoque de valores que se produjo en la región cafetera como consecuencia de la bonanza. De ser una sociedad con arraigados principios morales, pasó a ser una sociedad permisiva con el delito.